ÁCIDO HIALURÓNICO / RELLENOS FACIALES

La piel joven es rica en Ácido Hialurónico, sin embargo a medida que envejecemos, la distribución y función de este ácido en la piel va cambiando y es por esto que aparecen los signos característicos del envejecimiento. Para recuperar la apariencia fresca de la juventud se recomienda el uso de Ácido Hialurónico, que por medio de un procedimiento médico se inyecta en la piel para añadir volumen y elevar las zonas de arrugas y pliegues; es reconocido por sus virtudes para moldear el contorno facial y de los labios; y para corregir las líneas finas, atenuando de manera eficaz los pliegues profundos.

El ácido hialurónico se ha convertido en una de las armas más efectivas frente al envejecimiento, ya que consigue aumentar el volumen e hidratación de la piel, haciendo que ésta luzca mucho más tersa y radiante.

Una de las principales propiedades del ácido hialurónico es su gran capacidad para atraer y retener el agua. Por este motivo, su empleo en tratamientos cosméticos de aplicación tópica permite rehidratar en profundidad la epidermis de la zona tratada para que su aspecto sea más terso y, al aumentar su grosor y volumen, disminuyan también los surcos de la piel.

En medicina estética, esta sustancia se inyecta en función de las necesidades de cada paciente para corregir los signos del envejecimiento. Las zonas más comunes en las que se aplica son:

· Contorno y comisura de los labios.
· Volumen labial y facial (pómulos).
· Arrugas labiales o peribucales (alrededor de la boca).
· Surcos nasogenianos (líneas de expresión que van desde a ambos lados de la nariz hacia la boca).
· Arrugas perioculares externas (patas de gallo).

Los efectos del relleno son temporales y puede durar de 1 a 2 años.

Las dosis de ácido hialurónico deben estar controladas de forma personalizada a cada paciente.

Acude con nuestros dermatólogos certificados HOY MISMO, recuerda que para poder brindarte el mejor tratamiento, la mejor opción es una valoración en clínica, realiza tu cita ahora.