LIPOSUCCIÓN

La liposucción (también conocida como lipoaspiración) es la técnica quirúrgica a través de la cual se eliminan las células grasas de la piel. Funciona mediante la utilización de una cánula (un tubo de acero inoxidable) junto con una máquina de vacío de alta potencia. La máquina de vacío extrae y absorve la grasa a través de la cánula eliminándola del cuerpo, sin dolor. La liposucción se realiza con anestesia general de manera intravenosa.

Al acabar, en el mismo quirófano se coloca una faja para controlar la inflamación y minimizar el riesgo de amoratamiento. Además, así se ayuda a la piel a amoldarse al nuevo contorno. Es necesario llevar la faja aproximadamente durante un mes. La/el paciente no deberá realizar actividades intensas durante 2 a 4 semanas, ni exponer las zonas intervenidas al sol. La incorporación a la actividad laboral puede ser casi inmediata, o tras 1 ó 2 semanas, en función de la extensión de la liposucción y el tipo de trabajo.

¿Cuándo se aprecian los resultados?
El resultado definitivo se obtiene transcurridos unos meses, aunque al mes el cambio en la silueta empieza a ser muy perceptible.